El Nuevo Régimen Especial del Criterio de Caja (RECC)

El recientemente aprobado Régimen Especial de Criterio de Caja (RECC) presenta graves desventajas en su aplicación tanto para los contribuyentes que se acojan al mismo como para sus clientes.

Las importantes obligaciones registrales, formales y de facturación que conlleva el RECC unidas al retraso en la deducción del IVA pueden llegar a suponer una pérdida de competitividad para aquellos contribuyentes que se acojan al RECC.

Los operadores que vayan a elegir un proveedor de bienes o servicios tendrán un fuerte incentivo a elegir aquél que no esté acogido al RECC, dado que lo contrario determinaría un retraso en el derecho a la deducción del IVA soportado, así como una grave complicación derivada de la necesidad de posponer la deducción y cumplir obligaciones específicas de registro que complicarán y encarecerán la gestión administrativa y contable del tributo.

Todo ello, sin perjuicio de que en determinados casos, como, por ejemplo, contribuyentes que operen con entes públicos con elevadas deudas o fuertes clientes que no tengan la posibilidad de deducirse el IVA, pueda merecer la pena analizar si es conveniente acogerse al RECC.

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para dar un mejor servicio. Si continúa navegando se considera que acepta su uso. Puede ampliar información en nuestra política de cookies | Aceptar